C/ Lope de Vega, Nº 29, 3º (Novo Centro), Santo Domingo D.N.

Estas son las carreras que aumentan las probabilidades de conseguir un empleo

1 mayo 2022
Compartir

A propósito de conmemorarse el Día Internacional del Trabajo el 1 de mayo, Gonzalo Núñez Sarompas, experto español de Derecho Laboral de CEF.- Santo Domingo, analiza cuáles son las carreras que aumentan la empleabilidad de los profesionales, con la gestión empresarial, las STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas) y el sector salud a la cabeza de las demandas laborales para la próxima década.

“Serán ampliamente demandados en el mercado laboral los talentos que aprendan a gestionar empresas y equipos. Es decir, la administración de empresas en su aplicación más crítica y la gestión humana en su acepción de mayor empatía. Las personas que demuestren estas habilidades serán empleables en todas las circunstancias”, sostuvo el profesor Núñez Sarompas.

También “tendrá un gran crecimiento la demanda de profesionales salidos de carreras mixtas, que a los conocimientos centrales de la administración de empresas sumen la capacidad de entender la aplicación de la tecnología a los negocios. Profesionales que manejen con soltura el big data, el marketing digital, las aplicaciones móviles o la inteligencia artificial van a ser muy demandados”. 

Del mismo lado, la pandemia del covid-19 demostró la importancia con que cuentan los profesionales de la salud, desde los internistas e intensivistas, hasta los especialistas en imágenes médicas y bioanalistas. El envejecimiento paulatino de la población demandará más y mejores colaboradores sanitarios, además de que requerirá de personas talentosas para administrar los hospitales y clínicas.

Ahora bien, la fórmula para aumentar la posibilidad de conseguir empleo, sin importar el campo profesional en el que incursione la persona, consiste en recibir formación constante, puesto que, a juicio de Núñez Sarompas, el mundo cambia tan rápido “que los conocimientos que adquirimos quedan obsoletos con mucha frecuencia”.

“Sin duda, la formación es el elemento indispensable, tanto en la etapa pre-laboral como durante la vida profesional del trabajador, ya que esto permite mejorar la productividad y la movilidad entre sectores y actividades. Se trata de formaciones académicas más clásicas, pero también del desarrollo de otras habilidades y capacidades precisas para el mundo laboral, tales como inteligencia emocional, habilidades de planificación, de gestión de equipos, de solución de conflictos, entre otras”, indica el especialista.

En otro orden, el profesor Núñez Sarompas entiende que el Gobierno tiene herramientas para facilitar la empleabilidad de sus ciudadanes, puesto que puede favorecer la inversión en sectores productivos que sean lo más intensivos posible en mano de obra, pero con alto valor añadido, como desarrollos informáticos, producción de componentes avanzados, nuevas tecnologías, desarrollo y gestión de la energía.

De igual manera, el Estado tiene la facultad de desarrollar programas de reducción de cargas burocráticas y de simplificación de procedimientos para el cumplimiento de las exigencias normativas de forma que se facilite la dinámica de emprendimiento y diseñar medidas combinadas de flexibilidad-seguridad para el mercado de trabajo.

En su opinión, el avance tecnológico tendrá un impacto negativo en aquellas ocupaciones que implican actividades manuales de menor valor añadido y susceptibles de automatización. “En cambio, la propia demanda de tecnología requerirá profesionales que sean capaces de integrar y aplicar los avances en todos los ámbitos de la actividad laboral y profesionales de otras áreas que aporten sus conocimientos específicos para aplicar los adelantos”, expresó el profesor Núñez Sarompas.

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram